Vívian – Colombia

Publicado por socios en

Esta historia es real, sin embargo, sus rostros han sido cambiados para proteger la identidad de sus verdaderos protagonistas.

Vivían tiene 10 años. En su cuerpo tiene muchas marcas. Es por eso que siempre tiene miedo. La primera vez que su padre le golpeó no pensó nada. Pero no se quedó en una vez, ni en dos, ni en tres… En sus pocos años de vida ha recibido muchos golpes, todos de su padre. Ella, con su mirada lejana y sintiendo rabia y dolor sueña con ser diferente. Con jugar y sentir de cerca su niñez y vivir a plenitud su infancia, solo espera que su padre impulse más palabras y menos golpes, derrame más amor y abandone la violencia, que producto de su vicio por el alcohol, atropella la libertad de su hija y su derecho a vivir dignamente.

Desde hace algunos meses vive en un centro en el que le ingresó su madre. Las Misioneras Agustinas Recoletas le escuchan y le ayudan a superar su pasar y mirar con ilusión al futuro. Allí juega, recibe educación, come, duerme, vive… pero sobre todo crece en un entorno saludable y protegido de cualquier violencia.

Siendo socio de ARCORES, Vívian y muchas niñas más podrán seguir soñando con un futuro mejor, viviendo en un hogar sano y libre de violencia.

#HoyPorSusSueños puedes ser Socio de ARCORES para mejorar la dura realidad de miles niños en el mundo ¡Ques sus sueños no queden en cuentos, conviértelos en realidad! Hazte socio ahora.

Categorías: Historias